Todo aquel que orinó sobre una picadura de medusa (o tuvo un amigo valiente que lo hizo por ellos), debe conocer que era completamente innecesario y probablemente solo hizo que la picadura empeorase.

Simplemente vinagre

Un nuevo estudio ha encontrado que la simple aplicación de vinagre sobre la picadura y un poco de calor es la mejor solución para tratar una de estas picaduras, independientemente del tipo de medusa que la haya producido.

Los protocolos actuales recomendados para tratar las picaduras de medusas como la carabela portuguesa (Physalia physalis) implican lavar la zona afectada con agua salada antes de frotar la picadura y en último lugar aplicar hielo, pero al parecer, resulta que esto es lo peor que puedes hacer.

Se ha descubierto que raspar las marcas de los tentáculos implica aplicar más presión sobre la zona, lo que favorece una mayor inyección de veneno.

Por otro lado, el lavado con agua salada solo fomenta la extensión de la picadura sobre la piel. Y por si no fuese suficiente,la aplicación de hielo únicamente hace que el dolor empeore, tal y como informa el estudio publicado en la revista Toxins.

En cambio, los investigadores encontraron que el tratamiento general recomendado para la gran mayoría de picaduras de medusas, es decir, la aplicación de vinagre abundante sobre el área afectada, era igual de eficaz a la hora de tratar un encuentro desafortunado con carabelas portuguesas.

No sólo eso, los investigadores afirman que la aplicación de calor (45ºC durante unos 45 minutos) sobre la picadura también ayudaba a combatir el veneno que ya había sido inyectado.

No a los remedios ‘de la abuela’

Después de que un equipo de investigadores hawaianos e irlandeses decidieran investigar algunas de las recomendaciones médicas más populares por el mundo como el agua salada y el hielo, y otros remedios “de la abuela” como el zumo de limón, la espuma de afeitar o el famoso pis, determinaron que no han encontrado evidencias reales que respalden estas afirmaciones.

La bióloga y experta en medusas, Lisa Gershwin, está de acuerdo en que el tratamiento con vinagre funciona, pero expresó su preocupación por la recomendación del agua caliente.

“El agua caliente quita el dolor, pero este es un proceso neurológico. No tiene nada que ver con la desnaturalización del veneno. El agua dulce activa la secreción y al aplicar calor, estás dilatando los capilares y permitiendo que el veneno llegue más lejos al cuerpo”.

Los investigadores, por su parte, sostienen que han demostrado la ineficacia de los numerosos remedios populares utilizados por todo el mundo, los cuales además carecer de evidencias científicas que los respalden, son muy contradictorias entre sí.

“Esto hace que se genere confusión y que en muchos casos empeoren las picaduras o incluso cuesten la vida de los afectados”, explicaba Angel Yanagihara, autor principal del estudio.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

De acuerdo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.